Close Menu

¿Se puede complicar el duelo por pérdida de animales de compañía?

¿Hasta dónde es normal lo que siento?

En los periodos de la adolescencia y la niñez el inadecuado manejo del duelo a futuro puede producir daños emocionales.

El duelo es una reacción adaptativa ante la muerte de un animal querido que obliga al doliente a cuestionarse aspectos de su vida y a rehacerla con la ausencia de su mascota amada.

La persona lo vive como si se le hubiese muerto una parte de sí misma de acuerdo con la intensidad de la relación afectiva por lo que es conveniente que se dé la catarsis del dolor ya que es sanador en sí mismo, por lo cual, evitar la liberación de este puede llevar a que se desarrolle lo que conocemos de acuerdo con diferentes autores como duelos incompletos, complicados, enquistados o congelados. En relación con la falta de expresión del dolor particularmente en los periodos de la adolescencia y la niñez el inadecuado manejo del duelo a futuro puede producir daños emocionales.

Según la literatura, para definir si un duelo se puede considerar patológico o no se debe tomar en consideración la aparición de los síntomas que normalmente son parte de los duelos sanos, pero en este caso la intensidad es mucho mayor igual que la duración de la reacción, En estos casos normalmente al inicio los síntomas físicos van desapareciendo, pero no así el malestar emocional que se puede manifestar en desesperanza, desvalorización, ira y hasta deseos de morir por el vacío que genera.

Hay factores que se relacionan directamente con la posibilidad de desarrollar un duelo patológico, entre estos:

1. Las variables psicosociales (falta de apoyo familiar y social).

2. La edad de la mascota fallecida.

3. El tipo de muerte de la mascota.

4. Las experiencias previas con duelos recientes o varios duelos también pueden afectar el desarrollo de un duelo normal.

5. Inestabilidad emocional del paciente, se considera cuando el mismo ha tenido antecedentes depresivos, ansiosos o características de personalidad como la dependencia emocional.

Un aspecto importante es que no siempre las pérdidas deben llevar a la persona a una depresión, no siempre la persona presenta todas las sintomatologías esperadas, la persona no está obligada a deprimirse, pero tampoco podemos pronosticar una sana elaboración del duelo porque en las primeras etapas de éste el doliente no tuvo las esperadas reacciones. En relación con la duración del duelo, la literatura menciona que el trabajo del duelo es personal, no se establece un límite de tiempo, sin embargo, se esperaría que a alrededor del año del fallecimiento la persona tenga una resolución favorable del mismo.

Respondiendo a interrogante inicial, si, si es posible que un duelo por pérdida de la mascota se complique debido a la presencia de factores asociados.

Oreana Guerrero Gamboa
Psicóloga
Duelo Pets C.R.

No es la especie del animal la que define la intensidad del duelo, es el vínculo afectivo humano-animal lo que lo determina.

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Open chat